Los instrumentos financieros están diseñados para incentivar a los productores de residuos a desviar los residuos de los vertederos hacia el reciclaje. Los instrumentos financieros incluyen tanto recompensas (incentivos de reciclaje) como cargos (esquemas de pago por uso y reembolso de depósitos). Los esquemas de incentivos para el reciclaje son esencialmente diferentes de los esquemas de pago por uso (PAYT), ya que consisten en pagos o recompensas para alentar a las personas a reciclar más, generalmente con cupones para individuos, cupones para comunidades o pagos a individuos. Además de los incentivos directos en forma de cupones, un incentivo de reciclaje efectivo también es la reducción de las tarifas de residuos para los residentes que deseen separar más residuos en la fuente o cuando se alcancen los objetivos de reciclaje de residuos a nivel local. Desde el punto de vista económico, estos instrumentos son preferibles a la regulación directa por su mayor eficiencia.