Se espera que la producción de plástico se duplique en los próximos 20 años. Según la Fundación Ellen MacArthur, solo el 14% de los envases de plástico se recolectan para reciclar. El plástico que no se recolecta no solo es una oportunidad económica perdida, sino que también es una amenaza para el medio ambiente. El aumento de las tasas de recolección de plástico es, ante todo, para recuperar materiales valiosos para reciclar. Desarrollar una infraestructura local de reciclaje y mercados de segundo uso puede extraer valor de los materiales que a menudo se desechan.