La mitad de la población mundial no tiene acceso a servicios de gestión de residuos. Esto se debe en gran medida a los presupuestos de la ciudad limitados, ya que la gestión de residuos a menudo puede consumir el 50% del gasto anual total de una ciudad. Si bien los desechos plásticos representan un costo económico y ambiental significativo para las ciudades y la sociedad en su conjunto, los desechos plásticos también son una gran oportunidad sin explotar. La gestión de residuos es un proceso cooperativo que requiere la participación de múltiples partes interesadas: el gobierno de la ciudad, las empresas, las ONG y las personas de la comunidad tienen la importante responsabilidad de garantizar una gestión de residuos ambientalmente racional. La eliminación es simplemente el final de la línea, la opción de último recurso para los materiales que no se pueden reutilizar o reciclar en el proceso de gestión de residuos.